YO NUNCA… NUNCA?

YO NUNCA… NUNCA?

Por Candelaria Aguirre y Jorge Ayetz

Yo nunca es una serie de netflix estrenada en el año 2020 y producida nada más y nada menos que por Mindy Kaling, si, Kelly de The Office, el mockumentary que tiene un lugar tan especial en nuestros corazones. ¿Fun fact? Ella fue guionista de muchos de los capítulos de la serie, pero eso será parte de una próxima columna. 

Ahora, ¿De qué va esta “Yo Nunca”? 

Con esta serie conocemos a Devi, una adolescente indio-estadounidense que está atravesando un momento durísimo y de mucho dolor por la pérdida de su padre. 

Tanto ella como su familia, que son su madre y su prima, van a vivir las dificultades y los dilemas culturales que implica querer conservar tus raíces en una cultura completamente diferente y al mismo tiempo intentar ser popular en una escuela secundaria en Estados Unidos. Suena imposible de solo pensarlo, digamos todo. 

Por eso Devi va a tratar de alejarse cada vez más de su origen para sentirse incluida entre los populares del colegio. Si, es la premisa de las 300 millones de películas sobre adolescentes norteamericanas, lo sé. Pero acá podemos encontrar algo diferente. En su lucha por “pertenecer” no solo va a tener que lidiar con la extremadamente estricta y conservadora de su madre sino también con las secuelas que la pérdida de su padre, le dejaron a nivel psicológico, generándole una parálisis en las piernas, que la obliga a usar una silla de ruedas para ir a la escuela. 

Convengamos que para ella que trataba con todas sus fuerzas ser popular, que la llamen “la loca que se inventaba enfermedades” no ayudaba mucho. En todo este camino va a ¿Enamorarse? Bueno quizá esa no sea justamente la palabra. Sus propósitos más que nada son tener sexo antes de terminar la secundaria y estar de novia con el mas deseado del la escuela (si, lo se otro cliché, si hiciéramos un drinking game por cada vez que encontramos un cliché ya estaríamos re pasados). Un nuevo dilema también aparece cuando con el compañero con el que siempre compitió en todas las cuestiones académicas,

porque si, Devi es brillante, empiezan a sentir cosas uno por el otro, aun cuando ella está todo el tiempo intentando estar con Paxton, el más popular de la escuela. 

Quizá Yo nunca sea 50% cliché, pero también es el otro 50% de cómo lidiamos con nuestro dolor, nuestra necesidad de pertenecer a algo que es completamente superficial, en el caso de su mejor amiga, ser una adolescente lesbiana que no tiene idea de cultura queer y el choque con la personalidad de su pareja, que se siente completamente interpelada por esa cultura y el punto de encuentro entre sus gustos y costumbres, el sexo como una meta a la cual llegar para ser aceptados aun cuando no se está convencida de hacerlo y el choque cultural a la hora de la integración.

Esta historia también tiene un poco de la propia historia personal de Mindy Kaling y lo difícil que fue para ella ser una adolescente India en Estados Unidos. 

¿Conclusion? Un poco cliché, un poco cheesy pero muy entretenida, la comedia está en el

Punto jussssto y no distingue de edades. 

Nos leemos la próx…