Tiempo de repensar las TIC´s, Tiempo de Informática y Cambios

Tiempo de repensar las TIC´s, Tiempo de Informática y Cambios

Tres de cada diez investigadores en todo el mundo son mujeres. En las comúnmente conocidas como “ciencias duras”, la presencia del género femenino es baja, más precisamente en las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) apenas representa el tres por ciento.

Por Lic. María Vincenzini

Foto: Homo-Digital

Todos los 11 de febrero se celebra el Día Internacional de la mujer y la niña en la ciencia. Una fecha que, por un lado, pretende promover el rol de las mujeres y niñas en la ciencia y tecnología y, por otro, invita a cuestionarse. ¿Por qué surge la necesidad de instaurar un día como este? ¿Qué vuelve necesario tomar una fecha específica para fomentar la persecución de destinos dentro del mundo de la ciencia a niñas y jóvenes en todo el mundo? 

Comencemos por el principio: niños y niñas, generalmente, envueltos en ese velo de inocencia y practicidad, no suelen distinguir roles y comportamientos específicos para “ellas” y “ellos”. Sin embargo, un estudio realizado hace menos de un siglo, titulado “Draw a Scientist Test”, proponía a niños y niñas de entre 5 y 11 años de edad que dibujaran la figura de un científico – debe tenerse en cuenta que la palabra “scientist”, en inglés no tiene género – En dicho estudio, veintiocho estudiantes mujeres, representando tan solo a un uno porciento del total, dibujaron una científica.

Foto: Muyinteresante.es

Las tareas, expectativas y roles establecidos para cada sexo son cuestiones culturales y no biológicas. Creer que existen cosas únicamente de hombre o mujer es fruto de la educación o según Florencia Freijo, escritora y consultora en género y derechos humanos, de una (Mala) Educación. 

En su libro, titulado “(Mal) Educadas”, la autora sostiene “Nosotras estamos mal – educadas, pero ellos también lo están” (Florencia Freijo, 2020, Capítulo 1, p. 14). Si bien a la mujer se le ha negado el acceso a la educación durante siglos, al hombre se lo formó durante mucho tiempo para aceptar, para normalizar ese rol específico de mujer.

Probablemente por este motivo, versiones más recientes del estudio brindaron otros resultados: la cantidad de científicas mujeres dibujadas, representó un aumento entre final de 1980’s y 2016, alcanzando el veintiocho por ciento del total de dibujos. Entre los 5 y 6 años, el número de hombres y mujeres dibujados, es el mismo; además los realizan de manera similar niños y niñas. Pasada esa edad, las científicas disminuyen, sólo un cuarenta y dos por ciento de niñas y un cuatro por ciento de niños las dibujan. 

Frente a esta situación, un grupo de docentes de la Universidad de Sevilla, cuentan a Innova Salud Digital, que están llevando adelante un proyecto denominado “Científicas: pasado, presente y futuro” a través del cual buscan visibilizar el papel de la mujer en la ciencia y la tecnología, acercando a los alumnos y alumnas las vidas y logros de grandes científicas de ayer y hoy. “Nuestra hipótesis es que la visualización de estos modelos femeninos puede despertar vocaciones que de otra forma podrían quedar ocultas”.

Adela Muñoz Páez, Química y especialista en la divulgación de las mujeres científicas de tiempos pasados, explica que a principios del siglo XX , la mayoría de las universidades levantaron el veto a las mujeres. “A partir de ese momento ellas inundaron las aulas y posteriormente han podido perseguir una carrera científica”

Cada vez son más las mujeres que dedican su vida a la ciencia. “En España, en los años 70, casi el  cien por ciento de los médicos eran varones, hoy el ochenta por ciento de las estudiantes de medicina son mujeres, y un porcentaje aún mayor de  pediatras. Por ello, en España, ya hay generaciones de niños que no conocen el concepto de “médico”, porque todas las que los han atendido son mujeres.” agrega Muñoz Páez.

Actualmente en Argentina, seis de cada diez estudiantes universitarios son mujeres. Según datos del Centro de Implementación de Políticas Públicas, para la Equidad y el Crecimiento, (CIPPEC), cuando se trata de carreras relacionadas a Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, (STEM por su siglas en inglés) el sexo femenino, (debe tenerse en cuenta que en el estudio se preguntaba por sexo y no por género) representa solo el veinticinco por ciento  del total de quienes estudian ingeniería y ciencias aplicadas, y el quince por ciento de las inscripciones en la carrera de programación.

Por más historias de Adas y menos cuentos de hadas 

Los estereotipos y lo que estos suponen para las mujeres, sobre todo cuando se trata del mundo científico, son ilimitados. Sin embargo, pese a las barreras que  hoy todavía suponen, a lo largo de la historia hubo quienes supieron sortearlos. 

Una de ellas fue la joven Ada Byron, también conocida como Ada Lovelace, o la madre de la programación. Si bien hoy en día, cada 10 de diciembre se celebra el aniversario de su nacimiento, que la recuerda como una de las primeras informáticas de la historia, durante años su trabajo fue olvidado. Muchos fueron los que le atribuyen un rol de asistente o secretaria en las tareas relacionadas al desarrollo de la máquina analítica de Charles Babbage, otro de los pioneros de la informática.

Las sociedades cambian de acuerdo al contexto, lugar y tiempo son factores esenciales para determinar los roles comúnmente aceptados para los miembros de una comunidad. Durante años, décadas e incluso siglos, las mujeres como Ada, fueron ganando terreno en ámbitos en las cuales no tenían permitido participar;  pero todavía falta un largo trecho por recorrer. 

La informática fue evolucionando y esto permitió que se la emplee en diferentes ámbitos. La pandemia de COVID-19, aceleró una disciplina que ya estaba pisando fuerte: la Informática en Salud

Si bien el uso de herramientas propias de la Informática, en labores del ámbito sanitario es cada vez mayor, todavía existen cuestiones por resolver. Entre ellas, una problemática que no es exclusiva de este campo sino que, como vimos, puede generalizarse al mundo científico, y es la problemática de género. 

Según el Banco de Desarrollo para América Latina, (CAF), en Latinoamérica, el número de mujeres con formación terciaria y universitaria, supera ampliamente el número de hombres.

“Comprender que el acceso a la educación femenina fue una decisión que no tomamos, sino que fue discutida por los hombres, nos hace entender un poco por qué al día de hoy estos espacios siguen reproduciendo los estereotipos de género”. sostiene la Lic. Freijo, en su libro. (pág. 133)

Estereotipos que se presentan de modo casi subliminal en la niñez, perduran en la adolescencia y juventud y siguen su rumbo en el mundo adulto. Los niños y niñas vieron sus dibujos determinados por estos. Ada, y otras como ella, lograron derribarlos. Hoy, aquellas mujeres que eligen la ciencia, las tecnologías e incluso disciplinas como la informática en salud, se encuentran en un tiempo y lugar diferente al de Ada, pero en una situación muy similar. 

Combatiendo la brecha 

Mucho se ha escrito a esta altura sobre cuestiones de género. La mujer pisa cada vez más fuerte en la ciencia, reclamando un lugar que por mucho tiempo le fue negado. Si bien todavía restan espacios por conquistar y respetos por lograr, pueden encontrarse datos alentadores.

Hace tres años, el Instituto Tecnológico de Buenos Aires, (ITBA) tras un relevamiento, informó que en las carreras de  Ingeniería Química y en Bioingeniería, el grupo femenino es mayor en cantidad que el masculino, representando el cincuenta y tres por ciento y cincuenta y cinco por ciento, respectivamente.  Hace dos años, la Universidad Tecnológica Nacional, (UTN) informó que la cantidad de mujeres en diferentes especialidades de ingeniería creció un treinta y ocho por ciento en los últimos diez años.

Foto: Nodal.am

Según un informe realizado por la editorial Elsevier, titulado “The researcher journey through a gender lens” – “El viaje del investigador a través de una lente de género ” –Argentina, se posiciona como uno de los países con mayor protagonismo de mujeres en el campo de la investigación. El estudio realizado el pasado junio, remarca que un cincuenta y un por ciento  de mujeres participan en investigaciones frente al cuarenta y nueve por ciento  restante de hombres. 

La problemática de género y ciencia hoy es tratado en medios de comunicación, escuelas y universidades, instituciones y organismos estatales. Hay mucho  escrito sobre este tema y si bien no significa el fin de una larga historia de sesgos, brechas y estereotipos, puede ser el comienzo de algo nuevo, que sería por ejemplo, un cambio, cuestionamientos que permitan, finalmente alcanzar el punto en donde niños y niñas dibujen mujeres y hombres científicos por igual; jóvenes y adolescentes que persigan sin trabas/miedos, su pasión por la ciencia y cada vez más personas que comprendan que los grandes hallazgos científicos,  desarrollos e implementaciones tecnológicas son llevados a cabo por mentes brillantes, determinadas por su capacidad, voluntad, dedicación y pasión pero nunca por su género.

*Vincenzini, M (2021). Tiempo de repensar las TIC´s, Tiempo de Informática y Cambios. Revista Innova Salud Digital. (ISSN 2718-8043), pp 51 – 53.