Tanna Ramponi: “El country es un medio para hacer arte de lo que te está pasando, siempre con un canto de esperanza”

Tanna Ramponi: “El country es un medio para hacer arte de lo que te está pasando, siempre con un canto de esperanza”

De Mercedes a la casa de Johnny Cash y después a Uf!, Tanna Ramponi nos cuenta todo el country que hay en su rutina y cuánta liberación hay en el canto.

Por Chicho Ayetz

La cantante y compositora nos habla de cómo fue su camino hasta llegar a cantar country, los artistas que influenciaron su música, por qué explica un poco en español sus canciones en inglés y cómo fue conocer la casa de Johnny Cash.

¿Cómo llega la música country a tu vida?

La música country llegó a mi vida a través de las películas y series que veía de chica, que en realidad habían visto mi mamá o mi papá, La Familia Ingalls o Spaghetti Western, por ejemplo. 

¿Qué música escuchabas de chica? ¿Qué camino recorrió Tanna Ramponi para llegar adonde se encuentra hoy musicalmente?

Cuando era chica escuchaba música en español, ya en la adolescencia, además de escuchar Back Street Boys o Spice Girls, veía MTV donde empecé a escuchar Aerosmith y no entendía qué era, pero me encantó. Ahí empecé a escuchar armónicas y música que no era escuchada por los adolescentes de ese momento como Lenny Kravitz. En esa época no era muy masivo Internet, pero me fueron llegando discos por amigas de The Doors, Janis Joplin, Jefferson Airplane, The mamas & The papas y todo el boom; Carlos Santana, Jimmy Hendrix. Así empezó mi explosión musical, porque toda mi adolescencia fue muy influenciada por todo ese movimiento de los hippies de los 60’ en Estados Unidos.

¿Arrancaste por el country u otros géneros fueron llevándote hasta encontrarlo?

Empecé en el mundo musical a través del Rock and Roll y el Blues. En el 2009 comencé lo que fue la gestación de mi primera banda, que en ese momento se llamó Raíces Negras, en la que hacíamos covers de BB King, Rey Charles, Led Zeppelin -que me voló la cabeza- abarcando distintos aspectos de los géneros del Blues y Rock And Roll. Teníamos mucha adhesión musical en Mercedes, donde hacíamos dos shows por fin de semana. Fue una primera experiencia muy positiva.

Fueron años muy intensos de Rock and Roll, pero yo quería bajar un cambio y hacer algo que me conecte muy profundo con lo que siento, y realmente estos artistas estaban trayendo letras que me hacían identificar mucho con el blues, ya sea con esto de ser de la opresión, trabajar para estar siempre en el mismo lugar, o el hecho de sentirse marginado en una sociedad que está pendiente de otras cosas. Me pasó de tener enfrentamientos con los músicos que me acompañaban, por el volumen alto que querían mantener en los ensayos. Yo les decía que no era necesario, pero el ego del rock y de querer mostrarse en todo momento hacía que no quisieran bajar el volumen ni ensayando. En ese momento solo cantaba, hasta que empecé a ir a clases con un profesor de guitarra que se rehusaba a enseñarme canciones de country, quería aprender a tocar para tratar de acompañarme a mí misma con las canciones que quería hacer y que para ellos eran muy aburridas. Busqué acordes en internet y traté de imitar la melodía como la escuchaba, y así fue como empecé a tocar de a poco. Se fue dando con mucha naturalidad, entré en el círculo de la música country y empecé a ser invitada a eventos o a entrevistas radiales, en los cuales yo iba con mi guitarra y tocaba sin necesidad de otros músicos para poder ser parte del evento.

¿Tenes un artista al cual admires y que te haya influenciado en tu forma de cantar y de tocar?

Cuando empecé en mi búsqueda de la música country, tuve el instinto de cantar o seguir la forma de alguien. Me di cuenta de que no me salía imitar a nadie, noté que mi voz era más grave a la hora de cantar. El momento en el que dije “es por acá”, fue cuando escuché a Johnny Cash. Puedo decir que me aportó y me transmitió esa forma de hablar con la verdad, de contar lo que a uno le pasa y lo que piensa sin importar si te van a juzgar o no. Otra de mis influencias es Loretta Lynn, realmente me identifico en muchos aspectos de su vida; ella también tuvo que llevar adelante su maternidad con la parte profesional como a mí me ha tocado. Es hacer un balance y tratar de llevar todo adelante al mismo tiempo, sobre todo porque muchas veces esa música que hacés es la que alimenta a tu familia y no siempre es fácil, porque el mundo no lo es, pero tampoco es fácil para las mujeres. Ahora está en auge el hecho de que se vea a la mujer como alguien fuerte, o a veces también muy frágil y se requiere de mucha fuerza y mucho valor para salir adelante teniendo hijos y no siendo la figura materna que muchos esperan encontrarse o ver, yo he sido juzgada por salir a tocar y dejar a mis hijos en casa al cuidado de otra persona. 

¿Hubo canciones que marcaron tu historia personal?

Si, me crucé con una versión de la canción “The Long Black Veil” de Johnny Cash, que es una canción de un juicio que fue injusto porque matan a un inocente. En 2017 hice un viaje a Estados Unidos específicamente para visitar lugares en los que estaba envuelto Johnny Cash. Uno de esos lugares fue el cementerio donde está junto a su esposa, y recuerdo que me paré en la puerta del cementerio y dije “Voy a encontrar la tumba por mi cuenta”, e instantáneamente empezó a sonar en mi cabeza esa canción y la encontré. En la canción describe una colina en el que el viento sopla de noche y había una colina dentro del cementerio, la empecé a seguir y ahí estaba la tumba. Ese día fue muy particular también porque a muy poca distancia de ese lugar estaba la casa, y el dueño actual de esa propiedad me invitó a pasar y conocerla. No podía creerlo pero sucedió y pude conocer la última casa en la que vivió Johnny Cash hasta poquitos días de su muerte, una casa en la cual todo está exactamente como él lo dejó, inclusive había ropa suya en los roperos. Algo que no se puede poner en palabras, pero que viví como un regalo divino.

He escuchado tu podcast en Spotify, he visto que te has presentado en varios lados y que además de hacer música te gusta seguir la movida del country, en tu vida ¿Cuánto hay de country? ¿Cuánto de esa mezcla maravillosa que da el género que a uno le gusta sumado a otros que va conociendo a medida que crece?

Yo no nací en el campo, pero vengo de una familia de inmigrantes italianos, que literalmente se partieron el alma trabajando en el campo. Mi abuelo decía que trabajaron prácticamente desde que empezaron a caminar, y contaba de su niñez en el campo, tan simple y arduo el trabajo y a la vez tan feliz. Uno a veces asocia el trabajo con pesar y con dolor, pero para la vida de un inmigrante que estaba haciendo el futuro de sus hijos en este país era un honor, y a la vez seguían estudiando y tocando música. En la generación anterior a mi papá, eran prácticamente todos músicos. Era su estilo de vida, el tocar música al finalizar el día, para terminarlo con un momento de felicidad. Puedo decir que en mi vida actual está la esencia del country, a veces me pasa de estar trabajando en una oficina y pensar que lo único que me gustaría estar haciendo en ese momento sería estar poniendo los pies en el agua y pescando con mis hijos. El country nace igual que el blues, como ese medio de que tu voz y los elementos cotidianos con los que trabajas hagan un arte en sí de lo que te está pasando, para bien o para mal, pero siempre con un canto de esperanza. Y me acompaña siempre, todos los días de mi vida hay esto del trabajo sacrificado del que hablan las canciones, hay en mi vida de este blues, de esta melancolía que generalmente me acompaña, hay mucho en mi vida de este góspel, de cantar con melodías felices canciones muy tristes. No hace falta estar con un arado en el campo para cantar música country, solo hace falta cantarlo con ganas porque uno lo siente así.

Tu repertorio es en inglés y si bien la música es un lenguaje universal ¿Crees que el idioma es una barrera o que nos limita a la hora de “vivir” la música? ¿Te han pedido alguna vez que expliques una canción?

Realmente no creo que el idioma sea una barrera. Me ha pasado de escuchar muchas canciones en otros idiomas, y entender de lo que estaban hablando, o por lo menos cumplir en transmitir. En muchos shows me han preguntado qué significa tal canción. Mi papá me alentó a que contara un poco sobre el significado, porque le encantaban mis canciones pero no entendía inglés. A cada show que iba me decía que contara, así fue que antes de cada canción menciono de qué habla. Me gusta que la gente tenga un cierto panorama, para que además de sentirse sumergido en la canción o lo que transmita, a la vez sepa de qué está hablando.

Para terminar ¿Qué siente Tanna Ramponi cuando canta? ¿Hay liberación en el canto?

Siempre canto canciones que quiero cantar, eso me trae mucha liberación. Siempre hay algo en las canciones que quiero decir, eso me lleva a actuarlas, a disfrutarlas muchísimo. Me pasa de cantar canciones graciosas y reírme tanto que a veces me cuesta retomar la melodía, o me pasa cuando hago shows con canciones más lúgubres, o murder ballads, siento que hay historia que tiene que ser contada, y me gusta cantarla con cierto aire de misterio. También en los shows de música country tenemos presencia de live dancers, que están demostrando sus coreografías, que dan mucho impulso, porque ves que hay gente disfrutándolo en vivo y en directo a través de su cuerpo. Realmente la música country es un instrumento para llevar adelante un montón de ideales, y salir de la rutina en la que vivimos muchos.

Para terminar x 2 ¿Con qué tema cerramos esta nota?