Ser Susana: el documental que une la realidad y la ficción para dar a conocer los detalles más íntimos de la vida de Susana Soba

Ser Susana: el documental que une la realidad y la ficción para dar a conocer los detalles más íntimos de la vida de Susana Soba

El pasado 15 de mayo, a través de YouTube, se estrenó el documental “Ser Susana”, un film que hace un recorrido sobre la vida de la artista y que rescata la esencia de su persona; una mujer revolucionaria para su época en un pueblo como Saladillo.

Por Milagros Delrieu

Protagonizado por Miriam Odorico, Jorge Castaño y Liliana Bartolini, y bajo la dirección de Lucas Hansen, la producción de Yamila Rachit y el guión de Lucila Garay, el sábado 15 de mayo se estrenó Ser Susana”, un documental que refleja la vida de Susana Esther Soba a través de la unión de material de archivo, entrevistas y escenas de ficción. 

Con hora de duración, el mediometraje cuenta con la participación de notables artistas, varios de ellos saladillenses, quienes se encargaron de entremezclar la ficción con la realidad para contar quién fue Susana, qué significó para Saladillo, cómo era su vínculo con los ciudadanos y con sus amigos y cómo concebía la vida; cumpliendo con su deseo de trascender.  

Según comentó Yamila a Uf!, la idea inicial era estrenar el documental en el cine, pero debido a la situación epidemiológica actual, se decidió proceder bajo el formato de streaming por la plataforma de YouTube, haciendo una proyección única a las 21h, el sábado 15 de mayo, fecha coincidente con el aniversario número 99 del nacimiento de Susana. “La idea es estrenar en el cine en algún momento también. Pero como hace tiempo está terminado y nos agarró la pandemia, y el cine en sala nunca abrió, decidimos mostrarlo de esta forma para que no siga guardado, porque no sabemos tampoco cuándo abrirá el cine”, detalló. 

Además, sobre cómo surgió el proyecto, contó que se le ocurrió junto a Lucas, a partir de una conversación con Jorge Di Zeo, un gran amigo de Susana. “Yo a Susana la conocí, tengo recuerdos de ella, y siempre me intrigó su vida. Un día hablando con Jorge Di Zeo, él me cuenta que había mucha gente que tenía anécdotas con ella. Y la idea surge de hablar un poco con esa gente, de empezar a indagar más sobre la vida de Susana y las personas que la conocieron. Primero iban a ser un par de entrevistas, pero nos apasionamos con la historia y ahí surgió la idea de hacer un documental que contara quién había sido Susana y también que contara que esa mujer habitó acá en Saladillo”, manifestó. 

Por su parte, Lucila Garay, quien estuvo a cargo del guión y de la dirección de los actores durante el rodaje, relató: “Yo me sumé para escribir un guión sobre algunos momentos de la vida de Susana, que pudieran ir acompañando lo que Yamila y Lucas tenían como material periodístico. Empecé a juntarme con Jorge Di Zeo, que fue muy generoso, fui a la casa de Susana, hice el recorrido, y en esas charlas fui encontrando pequeños detalles que me parecían muy interesantes para ir armando el guión de esta ficción; además de leer todo el material periodístico que me fueron dando de esta investigación de varios años y también a partir de detalles que me contaban las amigas y los amigos que Susana tenía, sus vínculos”. 

Asimismo, en cuanto a la dirección de los actores señaló que “fue muy interesante y muy lindo poder elegir quien quería que actuara lo que había escrito. Me pasó desde el comienzo de la búsqueda, cuando empecé a leer más a Susana, que la encontré igual a Miriam Odorico, que es quien representa a Susana en el documental, que es una actriz extraordinaria y el parecido es increíble. La convoqué a ella y después convoqué a Jorge Castaño para que hiciera el personaje de Jorge Di Zeo. Siempre con la idea de representar pero no imitar a esas personas que existieron. La verdad es que muy poco nos encargamos desde lo actoral, de imitar a la perfección a esas personas”

El documental tomó cuatro días intensos de rodaje, que fueron planificados con el fin de optimizar los tiempos y los costos del alquiler de equipos, estadía de actores y actrices que no eran de Saladillo y cuestiones climáticas. “Un montón de cosas hicieron que crearamos el plan de rodaje pensando en cuatro días, arrancando super temprano y terminando tardísimo, pero por suerte pudimos lograrlo bien”, remarcó Lucila. 

Con respecto al contenido del film, Yamila indicó que el objetivo fue “sobre todo, rescatarla como ser. Porque si bien el documental habla de su obra, la toca muy por arriba. No es un documental que hable de su obra; habla de su ser y de esa gran mujer que fue, revolucionaria para su época en un pueblo como Saladillo”

“En el documental hay una serie de entrevistados que hablan de sus vivencias con Susana, quiénes fueron ellos en su vida, cómo era ella, que la definía, a que le temía; la describen como la conocieron. Todo comienza con Ana, (interpretada por Miriam) que representa a una actriz que viene de Capital a hacer el personaje de Susana, y a partir de ahí, empieza a indagar en su vida y así se va desarrollando todo el material, donde se va entremezclando lo documental con la ficción”, especificó. 

Del mismo modo, la guionista expresó que “un poco la ficción surge como la excusa para poder acompañar todo el material periodístico y que al ser ficcionado sea más amable para ver, más atractivo”. 

 El documental deja ver su lado de búsqueda, de libertad, de animarse, de plantarse con lo que quería hacer, de hablar de ella misma como alguien que hoy pensaríamos que hegemónicamente no está reconocida ni aceptada. Susana se reconocía como una persona fea, flaca, que usaba lentes; entonces ella también empezó a darse cuenta de que no ocupaba el lugar que quizás socialmente ocupaban otras mujeres. Y creo que el documental se apoya un poco más en esa libertad, en esa búsqueda de la libertad de ella como mujer y también como persona”, concluyó.