“Saladillo se planta”: la asociación civil que promueve el cultivo de cannabis medicinal en nuestra ciudad

“Saladillo se planta”: la asociación civil que promueve el cultivo de cannabis medicinal en nuestra ciudad

En el marco de la aprobación del proyecto de ley que establece las regulaciones para el desarrollo de la industria del cannabis medicinal y el cáñamo industrial en la Argentina, un grupo de vecinos creó una asociación civil que presentará un proyecto para el cultivo de cannabis en Saladillo.

Por Milagros Delrieu

El cannabis se utilizó por miles de años en distintas culturas alrededor del mundo para diversos fines, entre ellos, la medicina. La planta de cannabis posee diferentes principios activos, denominados Cannabinoides, quienes en un número de más de 60, tienen muchas funciones y propiedades medicinales que permiten tratar algunas dolencias y patologías tales como cáncer, epilepsia, glaucoma, esclerosis múltiple, fibromialgia, dolor crónico, entre otras que están en investigación.

El Cannabis medicinal se puede administrar utilizando diversos métodos incluyendo comidas de cannabis, vaporizadores, fumándolo, tomando cápsulas o utilizando aerosoles orales. Los cannabinoides sintéticos están disponibles como medicamentos recetados en algunos países, por ejemplo, Dronabinol (disponible en Estados Unidos y Canadá) o Nabilone (disponible en Estados Unidos, Canadá, México y Reino Unido). Y si bien el uso recreativo del cannabis es ilegal en la mayor parte del mundo, su uso médico es legal en algunos países, incluyendo Argentina, ​Austria, Canadá, Chile, Colombia, República Checa, Finlandia, Alemania, Israel, Italia, Uruguay, Países Bajos, Portugal y Ecuador.

Es por ello que desde finales de noviembre del año pasado, Mercedes Molfino, Alan Polotnianka, Mariana Dezeo, Joli Flocco, Silvina Spinelli, Jonatan Menna y Aylin Laguna se unieron para formar “Saladillo se planta”, una asociación civil que tiene como objetivo lograr que todas las personas que quieran o necesiten acceder al cannabis puedan hacerlo, ya sea mediante el autocultivo, un cultivo municipal o comprandolo en farmacias; intentando al mismo tiempo resolver diferentes problemas, como pueden ser los robos y los allanamientos.

“En cuanto al cultivo municipal, estamos elaborando un proyecto para realizar en conjunto con la Municipalidad un cultivo en Cazón, con el fin de proveer a la localidad de Saladillo cannabis de buena calidad, cultivado con bases agroecológicas, sin usar venenos y accesible”, comentó a Uf! Mercedes Molfino, una de las fundadoras de la asociación, que es estudiante de Biología, con orientación en Botánica. 

En la Argentina, el proyecto de ley que establece un marco regulatorio de la cadena de producción, industrialización y comercialización de la planta de cannabis, sus semillas y sus productos derivados para uso industrial y medicinal, incluyendo la investigación científica con vistas a satisfacer el mercado local y generar exportaciones, fue aprobado este jueves en la Cámara de Senadores de la Nación.

Tal como informó la agencia nacional de noticias Télam, dicho proyecto establece un marco normativo que busca maximizar los mecanismos efectivos de regulación y control de la cadena productiva del cannabis medicinal e industrial, dirigiendo el otorgamiento y posterior control de las licencias a una «serie de eslabones productivos de mayor escala y formalidad jurídica» como empresas privadas, empresas públicas, consorcios mixtos, asociaciones civiles y cooperativas.

Asimismo, se contempla la creación de una agencia reguladora, un nuevo actor público, que oficiará como órgano rector y articulador de la cadena productiva del cannabis y tendrá a su cargo las múltiples instancias de regulación involucradas: la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal (ARICCAME).

Esa entidad tendrá autarquía técnica, funcional y financiera y orbitará en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Productivo.

Al momento de analizar las solicitudes de licencias para producir cannabis medicinal o industrial, la nueva agencia establecerá los requisitos y antecedentes que se solicitarán al peticionante, con el fin de «maximizar los controles destinados a prevenir actividades ilegales, incluyendo el lavado de activos».

En el otorgamiento de las licencias, la ARICCAME contemplará «el propósito de contribuir al desarrollo de las economías regionales y de promover la actividad de cooperativas y de pequeños y pequeñas y de medianos productores agrícolas».

En este sentido, Molfino señaló que “si bien ya lo hablamos con el Intendente de Saladillo y varios concejales, aún no presentamos el proyecto oficialmente porque faltan terminar algunos detalles y ajustar algunos puntos del proyecto a las leyes actuales, pero planeamos hacerlo pronto y tenemos muchas expectativas en que se concrete”

Además, manifestó que todavía quedan muchos aspectos pendientes, como el cannabis veterinario, el uso adulto responsable y el cáñamo industrial, pero que “por suerte se está avanzando con todo esto y ya va a llegar el día que sea legal, no haya más presos por cultivar y que quien lo desee pueda acceder al cannabis acompañados por profesionales capacitados”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *