Rebelión del cómic en dictadura

Rebelión del cómic en dictadura

Trauko (1988-1991)

Por Jaula de Grillos

Fanart de Blondi por @johnnyboycozzo

En el año 1987 se reúnen los españoles Pedro Bueno y Toño Arroyo (editores), la argentina Inés Bagú y el chileno Emilio Ruz (representante legal) para comenzar el trabajo de creación de la revista Trauko, la cual publica su primer número el primero de abril de 1988. Si bien, en un comienzo, esta reúne a diversos autores americanos y europeos, con el paso del tiempo sus páginas son ocupadas exclusivamente por autores chilenos.

La revista estuvo a la venta desde 1988 hasta 1991, período en el que da bastante de qué hablar: abordando una diversidad de temas prohibidos para la época, Trauko ayuda a potenciar el libre pensamiento y pone en duda la moralidad de la clase conservadora. Esto último lo adivinamos con solo considerar el nombre de la revista el cual hace una explícita referencia sexual contenida en este personaje de la cultura nacional que embruja y posee a las jóvenes doncellas que se cruzan con él. Sin lugar a dudas, fue una revista que en su momento desafío los rígidos esquemas sociales, puso temas conflictivos en la mesa, siendo acusada de promover la pornografía y la herejía en más de una ocasión. 

El cómic en tiempos de dictadura

En 1973 estalla el golpe de Estado en Chile, lo que trajo consigo una serie de medidas de censuras y restricciones con las que se buscaba controlar lo que las personas pensaban, decían y hacían. La represión durante los años de dictadura, junto con la tortura, asesinato y desaparición de personas, sumió a la población en el miedo; pero también incentivó a los jóvenes a crear nuevas formas de participación y difusión de ideas. Formas independientes de los medios oficiales, que les ofrecían una libertad y autonomía que nunca antes habían tenido. 

En este contexto, los estudiantes universitarios se destacaron por la búsqueda de nuevos formatos de comunicación: revistas y publicaciones autogestionadas sin fines de lucro. Influidos por el comix underground de la cultura europea y americana, nacen revistas tales como: Beso Negro, Abusos deshonestos, Matucana, El espíritu de la época, De nada sirve y Trauko.

Es en estos medios publicados en el límite de lo legal (o en la clandestinidad en varios casos) donde se tratan por primera vez temas como el feminismo, la marihuana, las minorías sexuales, el erotismo, el rock y la poesía. A través del cómic (nombre que se adopta para la historieta chilena a partir de ese momento), se produce el destape de la contracultura que critica y se rebela contra el régimen imperante (Sánchez, párr.7). 

El quiebre que comienza a sufrir la dictadura de Augusto Pinochet durante 1983 y 1988 fue el escenario ideal para que las nuevas generaciones adoptaran el cómic como forma de protesta. A causa de la presión internacional por las tortura y desapariciones, la crisis económica y las protestas civiles, la dictadura ve en peligro su hegemonía, momento en que las revistas alternativas surgen con un nuevo discurso que propone una reconstrucción de la cultura.

La revista Trauko forma parte de este movimiento independiente que se basaba en el comix underground americano y europeo. A raíz de las múltiples censuras que, en los años 50, les impuso la Comic Magazine Association of America a través del Comics Code Authority, los autores norteamericanos se vieron limitados por las prohibiciones que hacían hincapié en todo lo referente al sexo, la violencia o cualquier alusión a conflictos sociales (éticos, religiosos o políticos). Es en este ambiente donde nace, en los años sesenta en Norteamérica, el comix underground, en el cual se reemplazaba la “c” final de la palabra “cómic” por la “x” como un símbolo de su ilegalidad (Costa, 113- 116). Es de este movimiento del que se nutren las revistas independientes que surgen en Chile en los años ochenta. Trauko (1988-1991) toma muchas de sus ideas e incluso inicia sus publicaciones con material de autores europeos y norteamericanos, a los cuales no se les pagaban derechos por incluir sus trabajos en los primeros números. Posteriormente, la revista se conformaría solo por autores nacionales, pero en sus inicios fue necesario transmitir las ideas revolucionarias tomadas desde el extranjero. 

Vemos en las revistas de cómic alternativas una forma de protesta contra los valores e ideas arraigadas en nuestra sociedad. Son los jóvenes quienes se revelan a través de sus creaciones. La revista Trauko trajo consigo un aire fresco de ideas que desafiaron el orden imperante y revelaron aquellas verdades que la censura buscaba suprimir. 

La representación subversiva de la mujer en la revista Trauko

Fanart de Blondi por @johnnyboycozzo

No podemos realizar un análisis de los personajes femeninos de la revista sin señalar a dos de los más emblemáticos: Kiky Banana de Claudio Romero, conocido como Karto; y Blondi de Lautaro Parra.

Ambos personajes rompen de modos opuestos la categoría de mujer impuesta por el patriarcado: por un lado, tenemos a la hipersexual modelo Kiky Banana, quien pese a su oscuro pasado lleno de muertes trágicas y abuso de drogas, es una mujer fuerte que sale a la calle a crear su propia historia; y por otro lado, tenemos a Blondi, una andrógina mujer policía que se destaca en una labor y un medio propio de los hombres. Ambas rompen esquemas a su manera, alejándose del estereotipo de la mujer dócil y sumisa que busca un hombre que la proteja. Son protagonistas fuertes que habitan el mundo de la ilegalidad y lo moralmente sancionado. 

El dibujo de Kiky Banana si bien refuerza sus atributos femeninos, siempre se encuentra rodeado por personas que se quedan encandiladas no solo por su belleza, sino que principalmente por su fuerte personalidad. Por el contrario, Blondi presenta un dibujo suelto propio de la estética ciberpunk. Esta también es una mujer fuerte que se interna constantemente en el mundo de la ilegalidad para llevar la fuerza de la justicia. 

FOTO 3:

Fanart de Kiky Banana por Esa Espantapajaros

Otro autor de la revista que se destacó por su estilo oscuro, enigmático y poético fue Vicente Plaza, más conocido como Vicho. En su trabajo nos encontramos con una composición a momentos confusa, llena de sombras y cambios drásticos de escenario que produce el efecto de encontrarnos presenciando un sueño o una pesadilla. Sus cómics son principalmente en blanco y negro, lo cual tiende a resaltar aún más el contenido de sus historias. Un buen ejemplo es su obra “Un maravilloso animal salvaje” (publicado en los números 22, 23 y 24 de la revista). En está nos cuenta el amor entre dos mujeres que se cuestionan su lugar en el mundo y el derecho a expresar lo que sienten libremente. Vicho nos presenta una evidente lucha contra la moral impuesta por el poder de los hombre. Vemos dos mujeres que no obedecen a la categoría de mujer y se ven sumidas en la desesperación al no ser capaces de vivir libremente su pasión. 

Otra obra que se ha convertido en un emblema de la revista por ser una de las más polémicas es  Alfrod y Ziako en: Noche Güena (1989), por Huevo Díaz y Marcela Trujillo. Esta historia nos muestra a los personajes gatos Alfrod y Ziako vagando por el desierto en plena noche, hasta que su azaroso camino los lleva a encontrarse con el nacimiento de Jesús. Esta escena explícita del parto de la virgen María provocó que la junta militar de gobierno secuestrara el número 19 de la revista (en la cual se publicó este cómic) y se realizaran una serie de misas de desagravio por la grave ofensa que se había cometido contra la iglesia.  

Mientras que el cómic comercial obedece a los códigos de censura y reproduce estereotipos de géneros, como lo son el héroe y la damisela en peligro, el cómix underground publica al margen de los estamentos legales una imagen de la mujer que se aleja del rol de madre y esposa. Es así que Trauko elabora una crítica a la categoría de mujer creada y representada por el poder. Rompe la imagen de la madre y esposa y propone una variedad de personajes femeninos que representan a diversas mujeres, reforzando la idea de que la categoría de mujer no puede ser una identidad común, pues los factores que en ella se conjugan son infinitos. 

Para más información: 

Costa, Irene. “Justin Green y el surgimiento del cómic autobiográfico” CuCo, Cuadernos de cómic: 
Revista de estudio y divulgación de la historieta. Número 1. España: CuCoEstudio, 2013. 
Sánchez, Carolina y Rodríguez, Raul. “Medios alternativos en Chile: Revistas contraculturales en la 
década de los 80’s”. Córdoba Argentina. 2013. 
1988-2009 La mayoría de edad Trauko: tributo 21 años. Comp. Rodrigo Araya Tacussis. Santiago: 
Ocho Libros Editores, 2009.