Las vacunas contra el Covid-19 podrían afectar el ciclo menstrual

Las vacunas contra el Covid-19 podrían afectar el ciclo menstrual

Muchas mujeres y personas menstruantes reportaron cambios en su periodo, pero a los laboratorios se les pasó investigarlo.

Por Natalia Sarramone 

El coronavirus marcó un antes y un después en la historia del mundo. Y la esperanza de una vacuna que pudiera prevenir los contagios y las muertes parecía un sueño aún lejano en marzo de 2020, cuando en nuestro país las autoridades nos pidieron que nos cuidemos y nos quedemos en nuestras casas. 

Hoy, Argentina ya vacunó al 50% de su población con la primera dosis y al 12% con la segunda, y el ritmo va en aumento. En estos días, el país empezó a inocular no solo a ancianos y personas con enfermedades de base, sino también a jóvenes y adultos sanos. Nuestras redes sociales se llenaron de fotos de turnos y carnets, y la pregunta en los grupos y reuniones se repite día a día: ¿Cuál te pusieron? ¿Tuviste síntomas? 

Al día de la fecha, todas las vacunas que están disponibles tienen una alta eficacia en prevención de contagios pero, principalmente, casi un 100% de efectividad en la prevención de internaciones y muertes. Es por este motivo que los síntomas leves que produce la inoculación los primeros días en algunas personas -como fiebre, temblores, cefalea, dolor muscular o diarrea- son menores en comparación a la protección que otorga. 

Sin embargo, hay un síntoma del que se habló muy poco y hace unos meses diferentes personas comenzaron a reportarlo desde distintos países del mundo: los cambios en el periodo menstrual. Un detalle que ningún laboratorio explicó, que ningún médico advirtió y del que muchos vacunados empezaron a hacer eco. 

El destape comenzó en febrero de este año a través de un hilo de Twitter. Los síntomas que se reportaron hasta el momento son principalmente adelantamiento del periodo, menstruación más abundante y más dolor. 

El problema es que en los ensayos clínicos no se les preguntó a quienes participaron sobre cambios en la menstruación, y tampoco lo están haciendo los ensayos que se desarrollan hoy en día. Sin embargo y según lo que afirman las autoridades científicas, la vacuna no generaría un daño en el útero, pero de todos modos significa un problema que no se haya estudiado ni notificado a la población al respecto. 

Entre la poca información que circula, la ginecóloga estadounidense-canadiense Jen Gunter investigó sobre el tema y encontró varias puntas interesantes. La doctora quiso saber si algún laboratorio o gobierno había investigado síntomas similares tras otro tipo de vacunas, y encontró que hace algunos años el Gobierno de Japón descubrió que entre los efectos secundarios de la vacuna contra el HPV aparecían periodos menstruales irregulares y una cantidad anormal de sangrado menstrual. 

Según Gunter, las respuestas hoy podrían variar entre tres opciones diferentes. La primera es que todo haya sido una gran casualidad y la vacuna no genere ningún tipo de síntoma relacionado al periodo. La segunda es que el enlace sea indirecto, es decir, un síntoma relacionado al estrés de la vacunación. Y la tercera es que se trate de un efecto directo de la vacunación en el endometrio. 

Sin embargo, Gunter advirtió que las vacunas continúan siendo seguras y que son mucho más importantes los beneficios que los síntomas que acarrea. Contraer Covid-19, incluso, tiene muchas más posibilidades de alterar el ciclo menstrual. Y así como la fiebre es una señal de que el sistema inmunológico se está activando y dura solo unos días, las irregularidades menstruales tampoco serían permanentes. 

Esta semana, en Argentina, muchas tuiteras se hicieron eco del asunto y compartieron sus síntomas y dudas sobre el tema. La preocupación y el pedido es para que se empiece a investigar cuanto antes y que así como se avisa que la vacuna puede dar fiebre, temblores o dolores de cabeza, se alerte sobre estos cambios a la población.