La Mano del Rock

La Mano del Rock

A 61 años del nacimiento de Diego Armando Maradona repasamos algunas de las zurdas más épicas de la música

Por Tomás Pelaia

De la zurda maradoniana se ha hablado mucho. Por polémica o hábil siempre dio la nota. Fue epicentro y motor de algunos de los goles más inexplicables de la historia del futbol; el Gol del Siglo a los ingleses el 22 de junio de 1986 le deparó la gloria, un lugar en la foto definitiva del deporte y nos sacó un poco el mal sabor que nos había dejado la guerra de Malvinas en el 82´. Pero la brujería no acaba ahí. Maradona ha sido tan Maradona que el gol que hizo con la mano, cuatro minutos antes, también lo hizo con la izquierda: desde siempre, la zurda ha sido la casa de la magia, la habilidad y lo siniestro, averigüemos porqué.

Mala fama

Históricamente la zurda ha tenido mala prensa; el que se levanta con el pie izquierdo se ha levantado mal, hacer algo “por izquierda” equivale coloquialmente a conseguirlo por medios poco legítimos, los viejos siguen contándonos que en la clase de caligrafía la maestra ciruela te daba de reglazos si te agarraba escribiendo con la zurda. En el otro extremo del espectro, se jura y se para el colectivo con la derecha (aquel que se persigne con la izquierda se va derechito al noveno infierno). No es cosa menor que asociemos a la derecha con lo diestro y a la izquierda con lo siniestro; mientras uno tiene una connotación positiva, la otra todo lo contrario. Son extraños los trucos del lenguaje que nos hacen acomodar el discurso al más puro capricho y señalar que Maradona tenía una zurda diestra.

Para todos los que les ha tocado ser izquierdos, las cosas siempre fueron un poco más incomodas. Desde escribir sin correr la tinta con el dorso de la mano hasta usar tijeras. Cada uno de ellos ha tenido que contorsionarse en los pupitres de la facultad. Es un mundo hecho con la mano derecha.

Siniestros célebres

Cerca del 10% de la población mundial es más hábil con la mano izquierda y, a pesar del lastre histórico, buena porción de los innovadores más destacados de su área son zurdos. Aquí algunos.

Entre los actores destacan Charlie Chaplin, Marilyn Monroe y Robert De Niro. Tom Cruise y Nicole Kidman firmaron los papeles de divorcio con la izquierda. El mundo zurdo de la ciencia nos dio buena parte de los saberes más vigentes que tenemos: Albert Einstein, Marie Curie y el físico británico Isaac Newton. En el ámbito político brillaron figuras tan dispares como El Libertador Simón Bolívar y el petiso egomaníaco Napoleón Bonaparte. En la época de la revolución francesa, más precisamente en la Asamblea Constituyente del 28 de agosto de 1789, se definió lo que hoy reconocemos como la representación de las dos principales posturas políticas mundiales: la izquierda y la derecha; fue porque en las sillas de la derecha se sentó el grupo más conservador. El pintor español Pablo Picasso esbozó el Guernica con la mano izquierda. Fidel castro era zurdo desde donde se lo mirara y Ned Flanders, el vecino cristiano de Homero Simpson, zurdirijillo.

La izquierda en la música

El mundo zurdo, a nivel musical, es quizás un poco más complejo que en el resto de las áreas: los guitarristas sabrán cuánto se les niega el fogón (generalmente las guitarras están encordadas para diestros) y los bateros reconocerán el apuro hay cada vez que se tiene que reordenar la batería en el escenario. En muchos casos, el músico acaba por ceder; es menos problemático aprender al revés, con la mano mala, que vivir la vida del paria. Un ejemplo de esto es el de Lisa Kudrow: Pheobe es zurda, pero quien haya visto Friends habrá notado que “Smelly Cat” lo toca con la mano derecha.

Un caso curioso es el de Hendrix, que siendo zurdo tocaba con una guitarra para diestros. Debido a que su padre consideraba que aprender con la izquierda era señal de lo diabólico, Jimi se vió en la necesidad de tocar con el instrumento invertido, o sea, con las cuerdas agudas arriba y las graves abajo. Es probable que buena porción de su irreproducible estilo se deba a esta configuración.

Así como sucedió con Hendrix, los zurdos han hecho mella en la música como si los uniera un extraño hilo de talento. McCartney se nos antojó tan “anti-Lennon” que hasta le discrepó la mano hábil. Ringo, por su lado, tocaba como diestro, pero aun firma los autógrafos con la zurda. Bowie, el inglés de las letras marcianas, armaba los acordes con la derecha; también fue parte del club.

Por último, el área de la música clásica contó con sus propios campeones; tres de los más grandes artistas de la historia arrancaron por la izquierda: Ludwig Van Beethoven, el hombre de las composiciones eternas, Wolfgang Amadeus Mozart, el rockstar del siglo XVIII, y Niccolò Paganini, definitivamente el más “siniestro” de todos, apodado “el violinista del diablo”.

El Diego y la música

Los zurdos son los iluminados, los distintos. Los que enganchan para adentro. Los que, debiendo acoplarse a un mundo que usa la otra mano, van contra la corriente. Es posible que de tanto nadar contra el río se hayan hecho más fuertes y diestros que el resto. Si miramos bien podemos darnos cuenta que piensan distinto; seguro que para enfocar bien se tapan el ojo derecho.

La música es una forma más de la pasión, y el rock y Maradona han sido una historia de amor aparte desde aquel 22 de junio de 1986. Nos hemos pasado la vida escuchando a los trovadores del pueblo cantándole como los lobos le cantan a la luna. Andrés Calamaro se quedó duro en el “Estadio Azteca” y le dedicó una canción con su nombre, al igual que los Ratones Paranoicos. Los Piojos, fiel a su estilo, le hicieron un homenaje a su apócope tribunero (“Maradó”) y referenciaron la victoria ante los ingleses y la gloria que llevó al sur tano (“caen las tropas de su majestad, y cae el norte de la Italia rica”). Rodrigo Bueno también se acordó de los cuartos de final con Inglaterra en “La Mano de Dios” y La Bersuit le escribió “El Baile De La Gambeta”, porque si Maradona no es baile y gambeta, ¿Qué es?.

Quizás hoy, 30 de octubre, sea un buen día para recordar el mundo precioso y mágico que nos dio la zurda maradoniana. Un mundo de alegría deportiva y contradicciones; donde fueron a chocar las polémicas sobre paternidad, los goles marcianos, la alegría del pueblo, la guerra contra los abusos de la FIFA, una parva de ingleses despatarrados, el credo napolitano y el rock. Mucha música. A veces nos olvidamos con qué brazo le pulseamos a la vida, pero hoy no. Hoy celebramos el mundo de los zurdos y, como Mano Negra, le rezamos a “Santa Maradona”.

Escucha la Playlist!