La Ley de talles que todavía no tenemos

La Ley de talles que todavía no tenemos

El 20 de noviembre de 2019 se sancionó en el Congreso la Ley de Talles 27.521 que tiene como objetivo la búsqueda de establecer el SUNITI (Sistema Único Normalizado de Identificación de Talles de Indumentaria) correspondiente a medidas corporales reales. Sí, medidas corporales reales. Hoy, mayo de 2021, y con una pandemia sobre la espalda, la aplicación de esta ley nos urge. Y nos urge porque vestirse como uno quiere es un derecho que, lamentablemente, algunos todavía no tenemos. 

Por Chicho Ayetz

¿En qué consiste la Ley de Talles?

Al establecimiento del SUNITI también se le suma la obligación a los comercios de venta de indumentaria a exhibir en un lugar visible y de fácil lectura un cartel con la tabla de medidas corporales “normalizadas”. Cada comerciante, fabricante o importador de indumentaria deberá identificar las prendas según la tabla definida en el SUNITI, tabla que debería definirse después de estudios antropológicos que ya deberían haberse terminado, pero que se atrasaron por la pandemia. La etiqueta tendrá que ser de fácil lectura y deberá estar adherida a la prenda.

La Ley también indica que deberá existir un trato digno y sin prácticas abusivas, y que los comercios de moda y textiles deberán cumplir y garantizar condiciones óptimas e igualitarias para la atención a los consumidores. También se tendrán que realizar campañas de difusión y concientización, en conjunto con actividades informativas y capacitadoras. 

Lo que nos falta

Esta Ley después de un año y medio de haber sido sancionada quedó en la nada, todavía no fue implementada, aunque vestirse es un derecho. Es necesaria para gran parte de la población, que también requiere que se fomente la diversidad y que las marcas tomen cuenta de ello, sin seguir insistiendo con el talle único. 

También se debe avanzar en la lucha contra la discriminación de los cuerpos que están por fuera de la norma hegémonica. Hay varias cuentas pendientes para la inclusión de todos, y una sin dudas, es esta.