Félix y los sin Fritz: “Nos gusta meter canciones con bajada de línea”

Félix y los sin Fritz: “Nos gusta meter canciones con bajada de línea”

La banda marplatense Félix y los sin Fritz se ha hecho un lugar en la escena y, desde su fundación, ha compartido escenario con referentes como Bersuit Vergarabat, No te va gustar, El Cuarteto de Nos y Las Pastillas del Abuelo entre otros. Tras la gira por Europa y el parate que implicó la pandemia, charlamos con Félix Fritz, voz y guitarra de la banda, sobre arte, política, proyectos y todo eso que atraviesa la vida de la música.

Por Tomás Pelaia

Aquel que arribe a Félix y los sin Fritz sin previo aviso, podrá llevarse una sorpresa: la música es más que una serie postes donde anclamos géneros. Cabría creer, escuchándolos, todo lo contrario: el sonido de la banda pareciera enriquecerse más y más de esos espacios liminares en los que los distintos géneros musicales se rozan y mezclan. Es por eso que “Ups!” se apoya en el sonido del acordeón para potenciar una letra casi tanguera y dar un resultado absolutamente rioplatense, mientras que “ALCA”, corte del disco “Pullover” de 2019, acelera al ritmo de un ska que recuerda a la base musical de Kapanga. “Dejame en Paz”, un son alegre que por momentos remite a música española y por momentos a un bolero cubano, poco pareciera tener que ver con “Lxs Pibitxs”, canción que contó con la participación especial de Juán Subirá (Bersuit Vergarabat) y es un rock políticamente cargado con guiños musicales al western de Ennio Morricone. Sin embargo, ambas pertenecen a la misma banda. El recorrido de Félix y los sin Fritz muestra cuánto puede conseguirse si no se respetan ni un poco las limitaciones que implica separar la música por géneros.

La banda, formada a mediados de 2011, se pasea entre categorías con una liviandad casi lúdica; hacen una mixtura que combina folk, rock, pop y cumbia y, como en un acto de alquimia, extraen una cosa completamente nueva. Bastan sólo un par de minutos de su disco debut para confirmar que la banda está compuesta por amantes de la música.

Para recorrer un poco el camino que han realizado desde el lanzamiento de su primer disco (“Todo el Tiempo del Mundo”, 2011) hasta la actualidad, charlamos con Félix Fritz, vocalista, guitarrista y compositor de la banda.

—¿Qué tanto Mar del Plata hay en su música?

—Bueno, de Mar del Plata lo que tiene la banda son las historias. La mayoría, un 95% de las cosas me pasaron o me pasan acá. Particularmente en el último [Disco] hicimos un poquito más de hincapié en lo gráfico también.

—¿Te referís al arte de tapa de “Pullover”?

—Sí. Se deja ver la playa, está el policía y medio que quisimos mesclar todo eso paradójico que tiene la ciudad de que sea una ciudad turística con playa pero que a la vez la mayor parte del año hace frío. Por eso le pusimos “Pullover”. La imagen de la playa mezclada un poco con la del milico y toda la parte de derecha que tiene la ciudad que es un montón. Los gobiernos que vienen ganando, en Mar del Plata por lo menos, son generalmente de derecha y por eso también algunas canciones de ese disco hacen un poco hincapié en la parte socio-política.

—¿Cómo es el proceso creativo? ¿Quién se encarga de las letras, quién de la música? ¿Es un proceso conjunto?

—El proceso creativo es bastante simple. Yo hago la letra y la música, con la viola, y la llevo a los ensayos y después los chicos le ponen su tinte. Ya como que después de tantos años cada uno entiende más o menos que rol cumple en la canción y yo ya confío en los criterios de ellos. Justo este último año me compré mi primera computadora y me puse bastante nerd con el tema de grabación y eso; de hecho, estoy haciendo producción también, y ahora ya llevo la canción bastante maquetada. Pero todavía no hemos grabado ningún disco con esa dinámica, todo lo que grabamos lo grabamos como te contaba al principio.

—El otro día estaba escuchando “Dejame en Paz” y juraría que escuché un soleo de guitarra de Buena Vista Social Club ¿De dónde viene el sonido “sin Fritz”?

—Sí, en esa canción anduvimos citando a Buena Vista. El sonido de la banda… somos todos estudiantes y compañeros del Polivalente de Arte de Mar del Plata y al haber estudiado ahí estuvimos toda la secundaria nutriéndonos. No sólo de música sino de artes plásticas y danza. Una invasión de arte total. Todos escuchamos mucha música. Yo escucho absolutamente de todo. Tango, rock, reggaetón, música clásica, cumbia. Me encanta la música en general. Creo que el sonido sale de ahí.

—Hay un video de ustedes, que es “Sillón”, en el que están con un grupo de amigos en una especie de fotos de lo cotidiano, yendo de acá para allá. Años después, con el diario del lunes, me dio una sensación que me remitió a esa locura que fue la vida en cuarentena, ¿cómo fue el trabajo de la banda durante la pandemia?

—Lo filmamos todo en una casa. La idea era un poco representar eso, el estado de las boludeces que haces cuando te encontrás encerrado, descansando más que nada. Si bien lo filmamos años antes de la cuarentena, tranquilamente son cosas que nos han pasado en estos dos años, durante la pandemia. La cuarentena como que en un principio nos hizo descansar. Después de diez años de banda, dijimos “ya que no se puede tocar como a nosotros nos gusta y organizar fechas copadas, descansemos un toque”. Hicimos una fechita en febrero de este año en el auditórium que estuvo buenísima. La gente se re copó y se agotaron las entradas en cuatro días. La verdad que estuvo hermosa. Sirvió medio para sacarnos un poco las ganas. 

—¿Y qué se viene ahora?

—En lo personal, la cuarentena me sirvió para estudiar grabación y producción. Estoy super metido con eso. Produciendo para otros músicos también. Estoy laburando en otro proyecto nuevo que se llama Cúrcuma, que va a salir en octubre. De canciones mías, pero más tirado para el lado “comercial” si se quiere. Más llevado para el lado de la cumbia latinoamericana. Vamos a ser un dueto, canto yo y otra chica. En esa banda por ejemplo no voy a tocar ningún instrumento. Muchas de esas canciones las produje acá, las pre-produje. Ahora estoy trabajando la producción del proyecto con el Chino Asencio que es un productor top five de Latinoamérica. Ha laburado con Axel, Luciano Pereyra, Marcela Morelo, Marc Anthony. Gente muy consagrada. Así que la cuarentena, además de haberme hecho escribir estos dos años más de sesenta canciones, me sirvió para eso, para encarar esta nueva etapa de productor y un proyecto nuevo que tiene mucha… bueno, proyección.

—“Pullover”, de 2019. Tiene un aire bastante rockero y políticamente cargado ¿Cómo fue el proceso de grabación?

—Lo que más cambió fue que veníamos siempre grabando en Buenos Aires y esta vez decidimos hacerlo acá [en Mar del Plata]. En todos los discos a mí me gusta meter una o dos canciones con bajada de línea. Con la bajada de línea nuestra ¿no?, después si la gente coincide, buenisimo, y si no, también. En el primer disco hay una canción que se llama “Hay” que es bastante así. Otra que se llama “Superficial” que tiene ese tipo de data también. Hay otra que se llama “Algo Anda Mal”. En el segundo disco no metimos ninguna, medio que pasó de largo. En el tercero tenemos una que se llama “Asesinos”, otra que se llama “Ni un Abrazo Menos”… el tercero tiene bastante bajada. En este ultimo la que más habla de eso es “Lxs Pibitxs”. En algún punto es una especie de catarsis, después si la gente coincide con mi forma de ver la vida, buenisimo, pero como todos, también he recibido críticas o palazos de quien no estaba de acuerdo. Yo me quedé super contento con el disco porque me parece que cierra todo ese concepto que te contaba sobre Mar del Plata.