Dr. Kurnicopia: “El deseo hecho carne es el mejor corte para hacer un asado con los sueños”

Dr. Kurnicopia: “El deseo hecho carne es el mejor corte para hacer un asado con los sueños”

El hombre con un gato en el pecho que la rompe en Instagram, nos habla de su proceso creativo, qué se viene para Los Tabaleros -la banda donde es cantante, compositor, guitarrista- y cómo una vez encontró un raviol en su barba.

En un ida y vuelta que me enorgullece, el Doctor respondió con una sutileza, un humor y una calidez admirable. Hay respuestas que son puro disfrute, y estas definitivamente lo son. En un momento donde las preguntas abundan, llegan tipos como el Doc, a contarnos que cuando en la creación se da un 50% de azúcar, un 50% de pimienta y nos tiembla el besito de abuela, es el momento.

¿Cómo nace su relación con el humor y el dibujo? ¿Cree que en su caso van de la mano? ¿Usted sabía de lo que era capaz?

Son dos cosas que siempre estuvieron adentro, pero que me costó muchos años sacar para afuera. En mi caso vinieron juntas. El arte y el humor son primos hermanos, sustancias hechas para hacer el bien y parecieran ser altamente adictivas. 

Siempre me sentí capacitado, aun antes de agarrar un lápiz o de guionar algún chiste o historia. Difícil de explicar, pero ya lo sabía. Lo mismo me pasó con la música. El deseo hecho carne es el mejor corte para hacer un asado con los sueños. 

  • ¿Cuánto de tristeza hay en sus dibujos? ¿Es la tristeza la que movilizó al humor?
  • La tristeza sólo fue el motor de arranque. Un momento especial donde necesitaba un poco más. Algo más. Y encontré en el dibujo y en el humor un antidepresivo espectacular. Al toque las cosas se acomodaron y todo fue rosita chicle. Por lo general, a la hora de la creación, ya sea un dibujo o una canción, la alegría es la droga más utilizada. 
  • ¿Cómo es su proceso creativo Doctor? ¿Son instantes plasmados para la eternidad? ¿Una patada en los dientes?
  • Los procesos son todos distintos. A veces viene la música primero, después la letra. A veces todo junto o simplemente, en el mejor de los casos, escucho una vocecita muy dulce que me dice que hacer. Yo simplemente le hago caso. 
  • ¿Cómo se lleva con el público?
  • De la mejor manera. Son muy respetuosos y cariñosos. Creo que es el tesoro más preciado que me dio esta jodita. Es amor mutuo. 
  • ¿Es siempre el hombre que tiene un gato acostado en el pecho? ¿O a veces es alguien más?
  • Tengo un gato en el pecho y a toda mi familia también. Soy como un gran puff rosa para mis afectos, sobre todo los sanguíneos. Siempre estoy hablando de la barba. 
  • ¿Qué fue lo más raro que se perdió dentro de su barba?
  • Un raviol. Lo encontré en medio de una pose pensativa en la parada del 15. Un reflejo satánico hizo que me lo coma. Era de la noche anterior. 
  • ¿Con lo que usted ama el papel, se viene un libro del Doctor? ¿Cuánto hay de pimienta y azúcar en sus dibujos?
  • Tengo muchísimas ganas de sacar un libro, pero el tiempo es tirano, más bien un hijo de puta. En cuanto a los ingredientes, algunos tienen más pimienta y otros más azúcar. Pero cuando se da ese 50 y 50 y me tiembla el besito de abuela, es el momento. 
  • ¿Cómo y cuándo nacen Los Tabaleros? ¿Son una familia de peludos?
  • Los Tabaleros nace hace mil años, pero como una pandilla más que nada. Con el tiempo fuimos aprendiendo a tocar nuestros instrumentos y a fabricar canciones. Somos una gran familia con dejos de secta satánica. 
  • ¿Cuánta fantasía hay en la banda? ¿Creen que son folkloristas? ¿O hay una ensalada?
  • La fantasía es el faro, los que nos mantiene vivos y en búsqueda constante. Si, claro que somos folkloristas. Pero también somos una hermosa ensalada cesar sin manzana. O esa Maryland pero con la banana en el culo. 
  • ¿Qué se viene para Los Taba?
  • Se vienen más canciones, más fechas y muchas más fantasías. Es un tren que no tiene frenos. 
  • Lo quiero Doctor. Conaaaaannnnn.
  • ¡Yo también lo quiero amigo!
  • ¿Con qué dibujo cerramos la nota?