¿Cuántas calorías tiene tu birra?

¿Cuántas calorías tiene tu birra?

Por Sol Debiasi

El consumo de bebidas alcohólicas refleja un patrón cultural en la mayoría de las sociedades del mundo y está hipernormalizado su consumo en exceso, pero ¿qué aportan las bebidas alcohólicas? 

El contenido primario de las bebidas con alcohol es agua, alcohol puro (etanol) y cantidades variables de azúcares, mientras que las proporciones de proteínas, vitaminas y minerales son irrelevantes o nulas. Por lo tanto, todo su posible aporte calórico proviene de los hidratos de carbono y del alcohol, y la proporción de ambos es variable según el tipo de bebidas. 

Un gramo de alcohol aporta 7 calorías, es decir, 2 calorías menos que lo que aporta un gramo de grasa y 3 calorías más que lo que aportan las proteínas y los hidratos. Pero, además de aportar las famosas “kcal calorías”, el consumo de alcohol viene aumentando desde hace varios años, siendo Argentina uno de los países que lidera el ranking de mayor consumo per cápita, con promedios de 5 tragos aproximadamente en una misma oportunidad. 

Hilando fino y ya que estamos a tope con las cervecerías y la birra tirada… ¿Cuántas calorías te tomas en una noche? Depende de qué tipo de cerveza consumas, algunas tienen más y otras menos. Por ejemplo, una cerveza negra aporta aproximadamente 92 kcal en un vaso de 200 ml; una ale 70 kcal en 200 ml; una Corona 84 kcal; y una Imperial, Miller o IPA entre 100 y 114 kcal. Y estas aproximaciones son en 200 ml, ni siquiera una pinta, así que el conteo en cantidad en una noche se los dejo de tarea para el hogar. 

El problema, claro está, no se basa en cuántas calorías se consumen en un vaso de cerveza, sino que el consumo excesivo de alcohol se relaciona con el incremento de la mortalidad debido al aumento en el riesgo de padecer enfermedades hepáticas, gastritis, miocardiopatía, hipertensión arterial, arritmias, accidentes cerebrovasculares hemorrágicos, osteoporosis (después de los 50 años) o muerte violenta (accidentes de tránsito, homicidios y suicidios). Además, existe un alto grado de evidencia respecto al mayor riesgo de padecer cáncer de orofaringe, esófago, hígado y mama. 

Por lo tanto, y en lo que respecta a mi profesión, el consumo de alcohol no debería recomendarse de forma general a toda la población. El consejo debe ser siempre individualizado y prudente, basado en evidencias científicas y en las preferencias, obviamente, de cada persona. 

Lic. En nutrición  Maria Sol Debiasi. MP 3559