Cómo crear hábitos alimentarios saludables

Cómo crear hábitos alimentarios saludables

Organización, constancia y elección. En esta columna, las claves del éxito.

Por María Del Mar Romagnoli

Hola a todos, mi nombre es Maria Del Mar Romagnoli. Para los que no me conocen soy Licenciada en Nutrición y desde hace 5 años ejerzo mi profesión en Saladillo. Soy especialista en sobrepeso y obesidad. 

Siempre dije que mí mayor deseo era ser nutricionista. Cada día estoy más segura de la profesión que elegí y me capacito todo el tiempo para crecer y poder brindar una atención especializada. 

Hoy les voy a hablar de hábitos alimentarios saludables.

Un hábito por definición del diccionario es una conducta llevada a cabo con regularidad, es decir, repetida en el tiempo, que es aprendida –no innata– y que requiere de poco o ningún  compromiso racional.

Este tipo de conductas mínimas componen una importante porción de nuestro tiempo cotidiano.

Ahora bien, analicemos la definición. 

“Conducta repetida en el tiempo”: para instalar un nuevo hábito en mi vida debo repetirlo muchas veces. Para esto, se necesita estar organizados. Siempre les digo a mis pacientes “La organización es la clave del éxito”.

Supongamos que nuestro nuevo hábito alimentario saludable a incorporar sea aumentar el consumo de frutas y verduras en nuestra alimentación diaria. Uno de los puntos claves es organizar las compras, hacer dos compras semanales de frutas y verduras que tengan distintos procesos de maduración y durabilidad. Por ejemplo, comprar vegetales de hojas verdes (rúcula, lechuga), tomates de diferente madurez, zanahoria, cebolla, morrón, zapallo.

Consumir primeramente los vegetales que perecen más rápido (rúcula y lechuga) y los vegetales de mayor durabilidad dejarlos para después, como es el zapallo.

La definición continua; “que es aprendida y no innata”: con esto queremos decir que la podemos aprender y no es propia de cada individuo al nacer. Es la parte que más me gusta de la definición. Podemos incorporar los hábitos que nosotros queremos y podemos dejar de lado los que ya no nos gustan tanto o no son beneficiosos para nuestra salud.

Un punto importante acá es el querer. Para poder hay que querer, siempre. 

Por eso no te dejes para después. Necesitas estar bien con vos para poder estar bien con los que te rodean.

Alimentarse bien es parte del quererse.