Alf & Blue Devil´s: autogestión y mucho blues

Alf & Blue Devil´s: autogestión y mucho blues

Charlamos con los miembros de la banda marplatense, referentes en la escena under local, sobre blues, la autogestión, el estudio de grabación casero y de cómo es vivir de las pasiones musicales.

Por @tomi_pelaia

Basta hablar un rato con la banda para comprender que a cada uno de sus miembros lo atraviesa la música; se mueven en la escena marplatense hace quince años. Este 2021 los ha encontrado renombrando la banda y lanzándose hacia la profesionalidad; a pesar de la pandemia, hallaron espacio para crecer y están planeando la grabación de su próximo material.

La banda se hunde en el blues tradicional, ese que crece a montones con la aparición de la armónica y nos hace figurarnos un paraje desierto en el que se cruzan caminos y Robert Johnson le vende el alma al diablo. Está conformada por Alf Farniente en la guitarra y voz, Francisco Jonás en el bajo, Diego Cerimelli en armónica y Belén Navarro en la batería.

Porque aún nos vamos acomodando al regreso presencial, realizamos una entrevista telefónica con la banda marplatense. A pesar de la distancia, la nota se dio en el mejor de los contextos posibles: un ping-pong de preguntas a mitad de un ensayo; la banda se encontraba en El Cedrón Homestudio, un estudio de producción musical a cargo de Alf Farniente y Belén Navarro, y la charla se dio cargada de música, risas y familiaridad. Los distintos miembros de la banda se fueron alternando a la hora de dar las respuestas y el espíritu del encuentro quedó plasmado en una voz que se robó el micrófono un instante y resumió las acciones como sólo pueden hacerlo los niños: “En esta familia, todo blues”.

—La primera es un poco de rigor, ¿qué influencias musicales tienen?

—Hubo que debatirlo eso. Las influencias que tenemos son mucho más amplias que el estilo que queremos reproducir. Vamos desde la salsa, la rumba, hasta el metal. Pasamos por el punk, el hardcore, el rap. El merengue, tango. Escuchamos de todo.

—De todo.

—De todo. Blues es lo que sobra. Pero estamos captando de influencias de todos lados. Es más, te diría que para tocar blues, la vida entera es influencia.

—¿Cómo se formó la banda? ¿Cómo fue ese proceso?

—Bueno, los Blue Devils están conformados por Belén Navarro en la batería, Francisco Jonás en el bajo, Diego Cerimelli en la armónica y Alf Farniente en la guitarra y en la voz. Venimos tocando con esta formación hace casi cinco años. Habíamos arrancado con un estilo más folk, rock blues, más para el lado del country. Y con el paso del tiempo nos fuimos arrimando cada vez más al blues y las tradiciones del blues. Somos todos de acá de Mar del Plata y tocamos ya hace tiempo. Hemos tocado en distintas bandas. Alf se mueve en el circuito local desde 2006… Frankie [Francisco Jonás] esta mucho con el jazz, la bossa. De todo un poco, siempre… [Risas] Al Frankie lo conocimos una noche que se presentaba con Nico y Los Esquizofónicos. Medio como a partir de ahí nos empezamos juntar entre todos y a formar esto que es Alf & Blue Devil´s.

—¿Y cuándo largó oficialmente la banda?

—En 2016. En esa época le metíamos tres o cuatro veces por semana. De mañana. Y Se fueron sumando amigos. Pablo Duarte, un artista marplatense. Después, para ir a grabar nuestro primer EP viajamos a buenos aires a Aldea Records. En Caballito. Al regreso me acerqué más a la eléctrica y empezamos a encaminar la banda para el lado del blues este que hacemos ahora. Ya nos hemos recorrido la ciudad entera tocando. Hace casi 10 años que le damos vuelta tocando. Y se fue afianzando cada vez más la banda en ese blues tradicional. Después de cambiar el nombre a esto más blusero hicimos nuestro primer show oficial con nombre nuevo en Dickens, hace tres meses. Ahí se nos sumó Lucho Spampinato en la guitarra y Manuel García en los teclados.

—El Cedrón, ¿qué lugar ocupa ahí?

—El estudio medio como que va de la mano con esto de hacer las cosas por uno mismo. La autogestión. No caer en las facilidades del dinero, ¿no? Y ese pensamiento fue impulsando la idea. Fui grabando todas mis bandas. Al principio de forma muy precaria, sin saber mucho. Hasta que un día te mudas, tenés familia y descubrí que es lo que sabía hacer. En vez de meter un laburo de ocho horas y toda la gilada. Con Belén [Navarro] le fuimos buscando la vuelta y pudimos cumplir este sueño de tener el estudio. El Cedrón Homestudio. Ya hace tres años que estamos grabando. Y es un aprendizaje que viene desde hace bastante y hoy confluyen en estas cuatro paredes.

—Músicos que graban músicos…

—Tratamos de que el músico se sienta cómodo. Un ambiente casero. Donde uno venga a crear y se olvide un poco de toda esa idea del estudio clásico; el frío, el tiempo y todas esas cosas. Tratar de llevarlo para el lado de la ideología que te decía antes. Autogestión y el amor por el arte. Hemos grabado un montón de artistas de mar del plata. De todo. Desde tango a trap. Indie. Todo. Siempre damos una mano a los que quieran grabar. El Cedrón es una familia, la pasión hecha trabajo. Tiró un slogan… [Risas]

—¿Qué se viene ahora? ¿Qué tienen planeado?

—Ahora estamos en pos de grabar nuestro próximo disco. Y buscando fechas acá y afuera. Así que si alguien tiene un contacto… [Risas] seguir moviendo. Estamos armando una fecha con Willy Quiroga en el Teatro Corrientes y siempre buscando movidas independientes y autogestionadas. Cuesta bastante lidiar con los bolicheros y siempre queremos hacer movidas under.